2008-08-10

Ossetia, Abkhasia, Georgia en el tablero del poder mundial


El espectro de la guerra arroja de nuevo sombras sobre la humanidad... la guerra- que no iba a ocurrir más después de la Primera Guerra Mundial y de la Liga de las Naciones... después de la Segunda Guerra Mundial y de las Naciones Unidas... después del asombroso desplome de la Unión Soviética, de la disolución del Pacto de Varsovia y del bloque soviético, y después de que un intrépido ideólogo declarara el fin de la historia y de las ideologías y la instauración del reino de la economía.

El fin de la historia significaría el fin de las guerras y de revoluciones sangrientas, pronosticó Fukuyama autor del ensayo “¿El fin de la historia”? (1989), tesis que expande en su libro The End of History and the Last Man (1992). Tras la Guerra Fría, las ideologías ceden paso a la ciencia, la cultura y el humanismo, en palabras del piadoso profeta de los derechos humanos universales cultivados, según él, al amparo del liberalismo económico.

Han transcurridos dos décadas del fin de la Guerra Fría y desde entonces el capitalismo neo-liberal se encargó de globalizar la economía del planeta. Pero no se advierte más humanismo, cultura ni ciencia asistiendo a la expansión de los derechos humanos. Hoy, en los centros mismos de la democracia liberal se advierte el encogimiento de los derechos constitucionales, la concentración del poder político, el crecimiento del estado militarista, la radical pauperización de los sectores populares. Estas condiciones se agudizan más en los países neocoloniales y, particularmente, en las áreas bajo el control de los “vencedores” en la Guerra Fría. No hay que dudar el fracaso del sovietismo como formulación del poder para una economía de carácter social ni de su desastrosa política internacional a partir de la guerra contra el nazi-fascismo. Aún asi la detente moderó la conducta de la oligarquía internacional que ha dado rienda suelta a sus instintos voraces desde que el bloque soviético desapareció y los nuevos mandarines chinos se solidificaron en el poder del estado.

El proceso acelerado de acumulación y empobrecimiento nos tiene al borde de una nueva crisis económica general (tan general como globalizada esté la economía). Llegado al límite de su expansión y agotados los mercados bajo su influencia, la oligarquía internacional puede considerar que le queda una salida: la guerra. La crisis económica es la manera “natural” en que el sistema económico, llegado el punto de exacerbación del desfase entre producción y distribución, se reajusta hasta llegar a- en el argot de los economistas- un nuevo equilibrio. La crisis se resuelve con la destrucción de capital tras la que iniciará un nuevo ciclo, no sin antes dejar una estela de caídos. El inevitable proceso es doloroso para una parte y arriesgado para la otra: recae el peso, primero, sobre los más desposeídos, pero la reacción de éstos puede resultar en una redistribución de la propiedad y en la reformulación del poder político. La crisis se resuelve también mediante la expansión externa de los mercados. Y cuando los mercados están todos ocupados por otros u otros los anhelan con el mismo empeño, entonces la guerra es de todos contra todos. Tras el ciclo de destrucción mayor, el vencedor impondrá su hegemonía a costa de los pueblos derrotados, como lo hicieron los países vencedores de las guerras mundiales.

¿Y ahora? ¿Por qué en un mundo globalizado, desaparecido el Pacto de Varsovia, no desapareció también la OTAN, la formidable alianza militar entre Europa y EEUU creada para detener el avance del poder soviético? ¿Por qué insiste la OTAN en desplegar armas de destrucción masiva en países del antiguo Pacto de Varsovia apuntando hacia a la Federación Rusa? ¿Por qué EEUU y la Open Society Institute de George Soros han promovido las coloridas y floridas revoluciones “liberales” en antiguas repúblicas soviéticas: Georgia, Ucrania, Kyrgyzstan? ¿Por su vocación democrática o para manipular el deseo democrático de su gente y ocupar el lugar que antes ocuparon el estado sovietista y, tras la caída de la URSS, los nacionalistas locales aliados de la Federación Rusa? ¿Por qué la OTAN no estuvo en Iraq pero sí en Afganistán y por qué el próximo presidente Obama la arenga desde Alemania para la intensificación de la guerra?

Eurasia es la nueva frontera que hace salivar a los oligopolios o llamadas transnacionales. La estrategia de la Trilateral de Z. Brezhinski- consultor de British Petroleum durante la era Clinton y hoy también de Obama y cuya hija lleva su línea en Morning Joe-MSNBC- no ha cambiado. Eurasia sigue siendo el objetivo. Los planes de meter a Georgia en la OTAN, de desmembrar a Serbia, de dejar que Georgia arrase con Ossetia y Abkhazia son elementos de los planes de los oligopolios occidentales de avanzar sobre la región sobre la que también Rusia y sus aliados del Pacto de la Seda, hoy OCS, tiene puesto sus miras. Bush dice que está preocupado con el conflicto Georgia-Ossetia. Por supuesto... EEUU viene preparando a Georgia para la guerra hace años, entrenándolos con el presupuesto de la guerra contra Al Qaeda. El gobierno de Georgia, un país de 4.7 M de habitantes, se convirtió en el tercer suplidor de tropas de la “coalición” que ocupa a Iraq. Luego de maniobras conjuntas con Georgia el mes pasado, EEUU acaba de repatriar dos mil tropas georgianas desde Irak.

El estado cliente de EEUU instalado en Georgia no se dejará remover- como ocurrió en el 2003 con Eduard Shevardnadze- por una "revolución pacífica" de cuadros de ONGs portando rosas en sus manos y financiados por un surtido de organizaciones del capital de EEUU, entre éstas el Freedom House presidido por el neocon James Woolsey hasta el 2005. Los “revolucionarios” de ayer suprimen hoy las protestas civiles de la manera más decidida, reprimen la prensa de oposición, meten en prisión a la oposición y bombardean poblaciones civiles en Ossetia con las bombas que les dio... ¿quién?, y entrenados por las Fuerzas Especiales de... ¿dónde y de dónde?

 Hoy el Presidente georgiano Mikheil Saakashvili vuelve a asumir poderes de ley marcial, descartando la promesa de adelantar las elecciones.


Georgia, antigua república soviética- antes colonia tsarista y cuna de Joseph Stalin- se encuentra en la ruta del nuevo oleducto BTC que bombea el petróleo desde el Mar Caspio hasta el puerto turco de Ceyhan, protegido de cerca por una base área de EEUU. El oleoducto fue construído en el 2005 por un consorcio dirigido por British Petroleum (my eye, Beyond Petroleum), Unocal (la de Rumsfeld) y Turkish Petroleum. En el 2005 la primer ministro de Ucrania, la oligarca petrolera Yulia Tomoshenko, anunció otro oleoducto desde el Caspio, a través de Ucrania y hasta Polonia y reveló sus conversaciones con Chevron (la de Condie Rice). El bloque encabezado por EEUU ha decidido moverse con rapidez para detener la competencia en Eurasia de la Organización para la Cooperación de Shanghai (China, Federación Rusa, Kazakhstan, Kkyrgyzstan, Tajikistan, Uzbekistan y, desde la cumbre del 2007, Irán, como observador). (India, Pakistán, Irán, Mongolia y Turkmenistán han pedido entrada.) La guerra de Iraq ha puesto muy nerviosos a los países de la región-inclusive a los que se acercaron a EEUU al fin de la Guerra Fría. Rusia anunció, en el último summit del OCS, su decisión de reiniciar vuelos militares estratégicos y Kyrgysztan le pido a EEUU que remueva su base aérea en Manas. En el centro de la OCS está China, la colosal potencia industrial a la que EEUU quiere contener, controlando sus fuentes de petróleo y gas en Asia Central. China, cuya demanda de combustible aumenta en 30% todos los años ha buscado con ahinco acuerdos de suministro en Venezuela, Irán y Canadá y trató de comprar Unocal. Controlar las posibles rutas entre China y Asia Central y cercar a Rusia para controlar las vías de suministros de petróleo y gas y sus vínculos comerciales con Europa Occidental, China, India y el Medio Oriente, constituyen los dos patas de la política de Washington y sus aliados. No obstante, según recientes reportajes, EEUU puede haber perdido la carrera por el gas del Caspio.

Tras el ataque de Georgia a Ossetia Sur, Rusia movilizó sus tanques a la región y bombardeó fábricas de aviones y armamentos en Tsbili, la capital georgiana, aunque declara que no se considera en guerra con Georgia y que su intervención es para forzar la paz. Rusia hizo ayer una advertencia a la OTAN respecto a la posible intervención militar de la alianza a favor de Georgia, La prensa de EEUU alega que Georgia se ha retirado de Ossetia Sur. El gobierno georgiano lo niega y responde que se trata de la reagrupación y reposición de fuerzas, no de una retirada.

Ucrania, otra ex republica soviética que aspira ingresar a la Unión Europea y a la OTAN, amenaza con prohibir la entrada de los barcos rusos a su base de Sebastopol en el Mar Negro. Mientras Abkhazia, otra provincia georgiana, independizada al igual que Ossetia Sur desde 1992, inició ataques desde la frontera. Ya se oyen los usuales provocadores, desde la OTAN y Washington...  mientras la Unión Europea se expresa con cautela, tal vez, debido a informes no confirmados de que Rusia bombardea el oleducto a Ceyhan. Al parecer Washington no irá trás una nueva aventura militar, tras su desgaste en Iraq. Pero tal vez ante la crisis general que se avecina, la guerra puede ser hoy el “do or die” en la apreciación de la oligarquía de EEUU.

En el análisis final, despite Fukuyama, la guerra llevará el signo de algún mequetrefe ideológico: “la guerra para acabar con la guerra”, “la guerra contra el nazi-facismo”, “guerra contra el totalitarismo comunista”, “guerra contra el terrorismo”... La guerra volverá a ser invocada a nombre de una misión superior, a nombre de la humanidad a la que se supone salvará de la tiranía y de los horrores de la guerra. Se exacerbarán los nacionalismos, los etnocentrismos y nadie escuchará a nadie hasta que uno de los dos bandos quede destruído y el otro, haya contado suficientes cadáveres que los pondrán quienes menos tienen que ganar de la guerra.

Escribiendo esto me acordé de una vieja sentencia que ojalá aplicara: si la revolución social no evita la guerra, la guerra provocará la revolución.

6 comentarios:

Prometeo dijo...

Hoy estuve tratando de encontrar información para poder entender el asunto este de Georgia. Luego de leer tu artículo comprendí que tenía que haber una conección con petroleo por algún lado. Así que la guerra tiene motivaciones $$$$. Adelante y Éxito.

Ana dijo...

Saludos!

Este tema parece comenzar, pero tiene años de historia y a todos nos afecta. Por lo general, lo poco que informan en nuestra isla los "medios" es un solo lado adornadito.
Este post me parece abarcador, preciso y lejos de fanatismo para empezar a comprenderlo, Despiertos!

Gracias por compartirlo!

Myrisa dijo...

Bienvenidos prometeo y ana.

Como dice Ana este tema no acabará pronto. Hay más info importante que pongo esta tarde en un nuevo post.
Saludos.

Media Naranja dijo...

Desde hace un tiempo colecciono conocimientos, libros, noticias de la Union Sovietica y la Guerra Fría. No me sirven de mucho pq nada tiene que ver con mi trabajo solo surgio como un pasatiempo para noches de insomnio. (Un hobbie raro, lo se).
Con estos nuevos sucesos me la paso buscando información.
Tu articulo ha sido de los mas interesante.

Myrisa dijo...

media naranja, parece que te fascina la historia como a mí. Sobre la URSS preparon un artículo de un descubrimiento significativo que casi nadie comenta en esta parte del mundo.
Saludos.

Shangay Lily dijo...

Un millón de gracias por la labor de información desde tu blog. Al contrario que los medios de desinformación, explicas muy bien y seriamente lo complejo de esas estrategias de saqueo que las corporaciones y los neo-liberales están planteando en el planeta. marivolla entrada y magnífica documentación. Enhorabuena por esa mente que tantas necesitamos.