2014-03-23

Investigan transacciones con bonos recién emitidos por el BGF.


Share/Save/Bookmark

Bloomberg reporta que la Autoridad Reglamentadora de la Industria Financiera (FINRA), una organización auto reguladora de Wall Street, informó que examina las recientes transacciones con los últimos bonos de obligación general de Puerto Rico de $3.5 billones. La emisión del 11 de marzo proveyó a la isla, cuyos papeles son considerados chatarra, de suficiente efectivo para enfrentar obligaciones hasta junio del 2015 y representa el más alto rendimiento en el mercado de bonos municipales de $3.7 trillones. La venta le permite un respiro a las autoridades de gobierno local en lo que intentan revivir una economía en desplome.

De acuerdo a David Chafey, presidente de la Junta del Banco Gubernamental de Fomento, responsable de la emisión, la mayoría de los compradores de los bonos- que tienen una madurez en 2035 y rendimientos cercanos al 8.73%- fueron  hedge funds, empresas que representan inversionistas con gran poder financiero y mucha sofisticación en los mercados. Los documentos de la emisión estipulan que los bonos se venderían en denominaciones mínimas de $100,00 y de $5,000, en exceso de los primeros cien mil, a menos que una de las agencias acreditadoras sacara los papeles de Puerto Rico de la clasificación de chatarra, lo que no ocurrió.
     Los bonos quedaron libres el 11 de marzo y, desde entonces, han cambiado de mano en al menos 75 transacciones de menos de $100,000. El pago más alto de 100 centavos de dólar se hizo, el 12 de marzo, en una transacción de $25,000 en NYC.
      Las transacciones por debajo de inversiones de $100,000 violan la regla G-15 Subsección F de la Junta de Reglamentación de Valores Municipales (MSRB), según Martha Haines, ex directora de la oficina de Valores Municipales de la Securities and Exchange Commission de 2001 a 2011.  Estos bonos están dirigidos a compradores institucionales o, al menos, a personas con gran capacidad de riesgo y por eso se denominan a un mínimo de $100,000, según Haines. De acuerdo a la regla, los corredores y dealers no pueden realizar transacciones en cantidades menos que el mínimo denominado en la emisión. El portavoz de FINRA, George Smaragdis, reveló que el monitor independiente esta consciente de la situación y examinaba la actividad de venta de los bonos.
     La Asociación de la Industria de Valores y Mercado Financiero de NYC que representa a bancos e inversionistas publicó ayer una nota de alerta respecto a las transacciones de bonos de Puerto Rico por menos de $100,000.
     Los bonos bajaron ayer. El rendimiento promedio fue de 8.73%, el más alto desde que quedaron libres, y el precio llegó a $.92, el más bajo hasta ahora.
     Los investigadores parecen sospechar un esquema de manipulación tipo pumb and dumb para engañar a incautos y poco sofisticados compradores al por menor que tienen menos información del mercado.
     Debido a los retos económicos que enfrenta Puerto Rico, esa deuda debe ser tenida sólo por inversores con conocimiento de un posible impago, en palabras de Sean Carney especialista en bonos municipales de NYC, Black Rock, el mayor manejador de activos del mundo. Carney añadió que es irresponsable hacer transacciones de estos bonos por menos de $100,000. Añadió que se suponía que la venta se mantuviera entre aquellos que entienden los riesgos asociados.
    De otra parte, el SF Gate informa sobre las comisiones y ganancias de los bancos intermediarios en la transacción de emisión y venta de $3.5 billones y su enriquecimiento con la crisis fiscal de la isla.

2013-12-22

Campaña navideña de la ACLU contra el espionaje digital de la NSA



Una petición al Congreso para que enmiende las secciones del Patriot Act y la Ley FISA (Foreign Intelligence Surveillance Act) que permiten las actividades secretas de inteligencia  sin escrutinio judicial o constitucional. Para firmar, vayan aquí.

 Share/Save/Bookmark

2013-10-30

Inside Job: el documental

Share/Save/Bookmark

2013-08-30

El mundo dice no a otra guerra.

Share/Save/Bookmark

Ayer jueves, el primer ministro David Cameron recibió un golpe inesperado cuando el Parlamento del Reino Unido se negó a autorizar la intervención militar contra el gobierno sirio.

Canadá ha anunciado que no se unirá a una misión militar contra Siria. El primer ministro Netanyahu dice que es poco probable que Israel sea arrastrado a una guerra contra Siria.  Francia insiste en una solución política. Jordania rechaza que su territorio se use para lanzar ataques militares. Egipto se niega a participar en cualquier campaña militar contra Siria. La Liga Arabe que participó de la campaña contra Libia se niega también. Italia dice que no se añadirá a un esfuerzo militar contra Siria sin una decisión a favor de la ONU y aunque la hubiera su participación no sería automática.

Pero Obama no logró convencer al Consejo de Seguridad de la ONU que el miércoles se negó a autorizar uso de fuerza militar contra los sirios. El Papa Francisco insiste en las negociación como única salida al conflicto.

Ayer circulaban dos cartas con las firmas de más de 150 congresistas, demócratas y republicanos, que exigían ser consultados antes de que EEUU se involucre en una nueva campaña de guerra.

2013-07-25

Una enmienda para eliminar el espionaje de la NSA fracasa por pocos votos. El congresista Luis Gutiérrez a favor de continuar el espionaje de la NSA.

Share/Save/Bookmark

La creciente oposición al espionaje de ciudadanos de parte de la NSA se hizo sentir ayer cuando, a pesar la fuerte oposición de Casa Blanca, el Representante Justin Amash (R/tea party-MI) logró traer a votación una enmienda que habría prohibido a la NSA la colección masiva de datos de comunicaciones telefónicas, de correos electrónicos y otros. El intento para controlar a la NSA habría formado parte de la ley para asignar presupuesto al Departamento de la Defensa para el año fiscal 2014 (H.R.2397: Department of Defense Appropriations Act, 2014). La enmienda, de la autoría de Amash coauspiciada por John Conyers (D-MI), logró aglutinar una coalición de republicanos y demócratas liberales que retaron la línea de sus partidos. La enmienda necesitaba 212 votos para ser aprobada y fue derrotada por un estrecho margen de 205 votos a favor, 217 en contra y 12 abstenciones.