2008-07-08

Conservadores y liberales juntos por los derechos civiles

Conservadores y liberales juntos por los derechos civiles

Cansados de que sus reclamos por la protección de los derechos constitucionales sean ignorados por el Congreso, varios grupos de republicanos
conservadores seguidores de Ron Paul, libertarios y demócratas progresistas han decidido unir fuerzas con la America Civil Liberties Union para hacer campaña contra los congresistas del Partido Republicano y del Partido Demócrata que se han prestado para aprobar el creciente presupuesto de guerra, que aprobaron la ley del Real ID y ahora la nueva versión de FISA que legaliza las violaciones de Casa Blanca a la Cuarta Enmienda y otorga inmunidad a las corporaciones de telecomunicaciones que violaron la privacidad de sus clientes a petición de Bush.

La coalición, que ha adoptado el nombre de Strangebedfellows, se propone demostrarle a la elite bipartita de Washington (incluyendo ahora a Obama) que su desprecio por las libertades civiles tendrá consecuencias. La primera actividad de la coalición fue la publicación de un mensaje a página entera esta mañana en el Washington Post.


3 comentarios:

Eugenio dijo...

Dicen que tradicionalmente lo que le daba cohesión a las diferentes facciones demócratas y republicanas dentro de su partido eran las posturas económicas (sobre todo en la era del Nuevo Trato). Luego los derechos civiles y el “culture war” ganaron más protagonismo. Ahora quizás coaliciones así provoquen que temas como la intervención y el poder represivo federal (político/militar/espional, --me inventé la última--) sea más determinante a la hora de formar las alianzas y escoger bandos. ¿Se seguirá acentuando en un futuro las diferencias entre los conservadores clásicos y libertarianos con los neocons? Yo creo que posiblemente sí, pero solo si los neocons siguen siendo desastrosos para la economía (ahora mismo, por ejemplo, la cantidad de autodeclarados “conservadores con Obama” es sorprendente). Pero no sé si tal alianza entre estos nuevos compañeros de cama sea suficiente para derrotar a largo plazo la que consolidó Bush entre neocons y fundamentalistas cristianos, que ahora Mccain está tratando de imitar luciendo más socialmente conservador de lo que es.

Ya veremos. Al menos lo positivo de esto es que la guerra de ideas está tratando, con cierto éxito, de ganarle terreno al partidismo.

Myrisa dijo...

¿Qué queda del Nuevo Trato excepto la nostálgica memoria de la izquierda? Hay unas diferencias tácticas entre Dem y Rep en lo que a doctrina económica doméstica se refiere, ya ni casi eso con la llamada globalización (debemos buscar un mejor término). El mundo unipolar que pretende la oligarquía de EEUU, ha producido los neolibs y los neocons; se trata de enfoques complementarios para implantar los propósitos imperiales que ambos suscriben. Concuerdo contigo en que lo más positivo de esta jornada es que de derecha a izquierda, los ciudadanos descubran el fraude del bipartidismo de Washington que esconde los manejos de la elite política.

Eugenio dijo...

Sí, pero esa coalición neoliberal-libertariana/neoconservadora posiblemente no sea tan solida como parece, porque hasta ideológicamente tienen postulados no compatibles. Por ejemplo, portaestandartes del neoliberalismo como Thomas Friedman y del libertarianismo Mike Gravel, Bob Barr y el mismo Ron Paul, ahora suelen ser de los más críticos de Bush, a pesar de que algunos de ellos lo apoyaron cuando estaba la fiebre de patriotismo post 9/11. Un neoliberal o un libertariano no necesariamente es un neoconservador, y creo que Strangebedfellows lo demuestra. El mismo Milton Friedman, el Mahoma del neoliberalismo, tengo entendido que se opuso a la guerra de Irak desde el principio.

El punto es que, las política represivas de Bush y sus amigos neocons posiblemente pueda provocar que una buena parte de los neoliberales pasen a ser los “defensores” de los derechos civiles, no tanto por su ideología constitucionalista tradicional (como ellos dicen), sino por conveniencia económica (neocons=guerra, recesión, inflación, gobierno y ejercitado agigantado, etc.). Esto mismo fue lo que pasó con la guerra civil, que siempre nos dicen que los estados del norte eran los idealistas defensores de la libertad, cuando en realidad para sus economías industriales o proto-industriales les resultaba más beneficioso tener masas obreras urbanas que esclavos.

Puede que le suene ridículo a buena parte de la izquierda, pero la derecha no es un monolito.