2013-07-25

Una enmienda para eliminar el espionaje de la NSA fracasa por pocos votos. El congresista Luis Gutiérrez a favor de continuar el espionaje de la NSA.

Share/Save/Bookmark

La creciente oposición al espionaje de ciudadanos de parte de la NSA se hizo sentir ayer cuando, a pesar la fuerte oposición de Casa Blanca, el Representante Justin Amash (R/tea party-MI) logró traer a votación una enmienda que habría prohibido a la NSA la colección masiva de datos de comunicaciones telefónicas, de correos electrónicos y otros. El intento para controlar a la NSA habría formado parte de la ley para asignar presupuesto al Departamento de la Defensa para el año fiscal 2014 (H.R.2397: Department of Defense Appropriations Act, 2014). La enmienda, de la autoría de Amash coauspiciada por John Conyers (D-MI), logró aglutinar una coalición de republicanos y demócratas liberales que retaron la línea de sus partidos. La enmienda necesitaba 212 votos para ser aprobada y fue derrotada por un estrecho margen de 205 votos a favor, 217 en contra y 12 abstenciones.

La enmienda Amash hubiese desautorizado a que la NSA y otras agencias utilizaran la Sección 215 del Patriot Act para justificar la colección de datos y registros de comunicaciones entre personas que no son sujetos de investigación bajo esa sección de la ley. El Representante Amash recurrió a Twitter para informar que la enmienda había sido declarada con lugar y sería llevada al pleno. Demand Progress realizó una campaña mediante correo electrónico para que los votantes pidieran a sus representantes votar con la enmienda Amash.  La revista de línea conservadora National Review hizo otro tanto convocando a sus lectores a una campaña de llamadas a los congresistas.

Al conocer de la inminente votación sobre la enmienda, el director de la NSA, el General Keith Alexander, pidió una reunión urgente con los miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. La reunión se realizó bajo estrictas reglas de confidencialidad que prohibían a los miembros del Comité compartir la información recibida con sus electores o cualquier otra persona.

De los cuatro congresistas puertorriqueños tres votaron a favor de la enmienda para evitar el espionaje de ciudadanos: Nydia Velázquez y José Serrano, ambos demócratas de New York, y Raúl Labrador, republicano / Tea Party de Idaho. Luis Gutiérrez, demócrata por Illinois votó a favor de continuar el espionaje de ciudadanos. Gutiérrez fue uno de 12 demócratas de Illinois que votaron con la línea de Casa Blanca y el Pentágono. El New York Times ofrece la geografía y distribución por partido de la votación.


La oposición a desautorizar el espionaje contra la ciudadanía basó su posición en el gastado argumento del 9/11 y en la condena de Edward Snowden por hacer de público conocimiento el programa de espionaje generalizado de la NSA. No obstante, de Snowden no haber revelado la existencia del programa de espionaje PRISM, el Congreso no habría podido ejercer su autoridad de legislación respecto a un asunto relativo al derecho constitucional a la privacidad. Aunque la derrota a la enmienda es negativo al ejercicio de las protecciones de la Cuarta Enmienda de la Constitución de EEUU, a la vez, manifiesta la creciente oposición pública a que el estado federal mutile los derechos de privacidad.

De otro parte, los abogados de Snowden informaron hace pocas horas que el ex contratista de la NSA que denunció en junio el programa de espionaje general de la NSA que recolecta informaciones electrónicas y telefónicas de grandes cantidades de personas, aunque no sean sospechosas de delito, permanecerá en Rusia indefinidamente.


 ____________
*Corregimos un dato respecto al congresista Raúl Labrador, representante del estado de Idaho y no de Indiana, como equivocadamente escribimos originalmente.