2009-05-07

Congress Interrupted


Las interrupciones a las sesiones del Congreso de EEUU para peticionar por la reparación de agravios son cada vez más comunes .

Ayer seis puertorriqueños irrumpieron en la Cámara cantando Ouba-Moin y exigiendo la solución del problema colonial de Puerto Rico.

El día antes un grupo interrumpió una audiencia del Comité de Finanzas del Senado que discutía el programa de salud federal.

Dos días antes, CodePink- una organización de mujeres contra la guerra- interrumpió una alocución a AIPAC del Presidente de Israel, Shimon Peres. La protesta fue para exigir que cese el estado de sitio a la Franja de Gaza.

Durante el gobierno de Bush no faltaron las interrupciones a las sesiones del Congreso por varios asuntos como la guerra, el espionaje a ciudadanos, la religión, etc. Hace poco más de un año un solitario manifestante interrumpió al General Petraeus ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado.

Las protestas civiles están intrínsecamente asociadas a la labor del Congreso de EEUU, al punto que hace una semana fueron arrestados cinco congresistas por protestar frente a la embajada de Darfur en Washington.

Montar protestas en el Congreso o frente a actos oficiales es tan americano como Hollywood y ya se ha convertido en una próspera industria. Los actos de desobediencia civil son el corazón mismo de la historia de EEUU. Al Comisionado Residente de PR, Pedro Pierluissi, no debían extrañarle estas protestas.