2009-04-02

La cumbre de los encumbrados

La cumbre de los encumbrados
La reunión de los G20 en Londres ha sido caracterizada por (1) protestas callejeras, que se anuncian como el comienzo de la Revolución de Terciopelo, y (2) por las diferencias entre bloques de países participantes. Los ejecutivos de EEUU y el UK han hecho causa común con un programa de recuperación de la economía mundial mediante grandes gastos fiscales tomando prestado a los acreedores usuales para que éstos, a su vez, puedan seguir exportando su producción manufacturera a los mercados de los países deudores. (Very, very little change, indeed!) China, cuya economía tiene una gran exposición al mercado de EEUU a pesar de sus esfuerzos por desarrollar su mercado interno, comparte intereses con EEUU, pero a la vez exige un papel de mayor importancia en el Fondo Monetario Internacional antes de aportar más fondos a la recuperación mundial. El bloque encabezado por Francia y Alemania exige que se reforme el sistema financiero internacional y las agencias evaluadoras y se eliminen los paraísos fiscales. Sarkosy y Merkel insisten que es más importante reformar los mercados antes que estimularlos. Rusia se ha unido a este bloque. El FMI coincide en cuanto a las reformas. Otro bloque: Luxemburgo, Austria y Bélgica, países que permiten la banca secreta, protestan la petición de eliminar los paraísos fiscales si EEUU no elimina los de sus territorios. El banco inglés Barclays se vio involucrado en un escándalo reciente sobre evasión contributiva mediante el uso de paraísos fiscales. También, la discusión ocurre en medio del recién revelado esquema de lavado de dinero utilizando corporaciones inscritas en paraísos fiscales que mantuvo Joe Cassano, CEO de AIG y principal responsable de la debacle de los derivados de esa empresa. Cassano renunció como CEO, luego de haberse embolsicado $300m.
La canciller alemana Angela Merkel anotó que la cumbre no resolverá la crisis mundial y que será necesario una nueva reunión mundial.