2016-08-17

La batalla de Alepo

La batalla de Alepo se presenta de importancia decisiva en el conflicto de Siria y el futuro de la región.

La ciudad de Alepo, en la provincia del mismo nombre en el norte de Siria, fue durante siglos la ciudad de mayor importancia comercial del país. Desde el 2012 quedó dividida por el asalto de fuerzas por grupos del Islam radical que hasta ahora controlan la parte oriental, mientras que la mitad occidental- con población de 1.5 millones- permanece bajo el control del Ejército Árabe Sirio. Hace cerca de un mes, en lo que se consideró una victoria de Damasco, las fuerzas del gobierno sirio lograron cortar las rutas de abastecimiento de las áreas ocupadas por los salafistas. Desde entonces los radicales libran una ofensiva para romper el cerco.

La batalla de Alepo se da no sólo entre las fuerzas dirigidas por Damasco (ejército sirio, Fuerzas de Defensa Nacional, Hizbullah libanés y palestino, voluntarios iraníes) y grupos asociados a Al Qaeda en Siria, Jaish al Fatah (Ejército de Conquista) y Jahbat al Nusra ahora llamada Jabhat Fateh al-Sham. Es también un punto de impasse entre Rusia y las fuerzas de la Coalición de EEUU. En Alepo, Washington busca salvar las fuerzas de la "oposición moderada" que incluyen grupos del Al Qaeda, pero que justifican su presencia y reclamo de un acuerdo de paz sin Assad.

Durante el período de tregua de abril negociada entre los EEUU y Rusia, los salafistas aprovecharon para agrandar sus filas con 10,000 mercenarios reclutados en la región y para amasar las nuevas y más potentes armas enviadas por aliados de las monarquías de la región. Luego de varios días de ataque a Alepo, lograron romper las defensas de abrir un pequeño corredor en el lado este de Alepo.

Las fuerzas del gobierno, una mezcla de unidades de defensas y fuerzas auxiliares de Afganistán e Irak estaban poco preparadas para la ofensiva de ataques suicidas seguidos por infantería pesada. Los helicópteros del gobierno quedaron imposibilitados de intervenir por la amenaza de los manpads con los que ahora cuenta la oposición. En días recientes, un helicóptero ruso que, según se informó, llevaba asistencia humanitaria, fue destruido por los salafistas con el saldo de muerte de sus cinco tripulantes. Para detener los ataques y preparar la contraofensiva, hubo que activar fuerzas de reservas, fuerzas élites de la brigada Tigre- y del Hizbollah libanés, que lograron detener los ataques yijadis. Las fuerzas de Siria controlan ahora el 80% del distrito sur, mientras continúan los enfrentamientos por controlar todo el distrito y diezmar la concentración de fuerzas del salafismo, reunidas por miles durante el pasado período de tregua.

El Ejército Sirio y Hizbullah arrasan una base técnica aérea, uno de tres puntos estratégicos adquridos por los yijadis durante su ofensiva contra el cerco de Damasco al sector de Alepo dominado por los salafis.  (almasdarnews.com)
Rusia preparó su respuesta a la nueva ofensiva de grupos del Islam radical con el envío del más moderno avión espía ruso y dos aviones de reconocimiento Il-20M para seleccionar objetivos. Siete barcos rusos con capacidad de lanzar misiles han sido desplegados al Mediterráneo este y al Mar Caspio. Ayer bombarderos estratégicos rusos de largo alcance Tu-22M3 y Su-34 realizaron misiones contra los yijadis en la parte norte, oeste y sur de Alepo. Los aviones fueron desplegados desde la base Hamadan en Irán tras un sorpresivo acuerdo con Teherán. Irak ha dado acceso a su espacio aéreo durante las misiones. El uso de la base iraní acorta la ruta a objetivos en Siria en un 60% y permite volar un número mayor de misiones con mayor carga letal y menos desgaste de las naves.

Rutas de misiones aéreas desde Rusia y desde Irán (Mapa de katehon.com)
La habilitación de la base Hamadan para el despliegue aéreo ruso y la instalación en Irán del sistema ruso S-300 de defensa área que, según informa el Ministro de Defensa de Israel, ya está en operación, ponen a Rusia y a Iran, hombro a hombro en la región. Rusia había detenido la instalación del S-300 en 2010, cuando la ONU se pronunció contra el programa nuclear de Irán. Tras la experiencia de Libia en que la OTAN abusó del decreto de zona de exclusión militar del Consejo de Seguridad de la ONU, interviniendo en el conflicto del lado de la oposición dirigida por grupos takfiris y sirviendo de fuerza aérea contra Gaddafi, Rusia decidió renovar el acuerdo de venta del S-300 con Siria. El despliegue del S-300 convierten a Irán, efectivamente, en zona de exclusión aérea y anulan la capacidad de Israel para atacar.

Detrás del acuerdo de uso de Hamadan por la FAR puede significar que los rusos resolvieron diferencias con Teherán que habían surgido en el curso de sus intentos de coordinación con las fuerzas de la Coalición de EEUU y las negociaciones de alto al fuego con Washington. Irán ha insistido en tres líneas rojas a la hora de negociar un acuerdo de fin del conflicto en Siria: la integridad territorial del país, la permanencia de Assad y que las tumbas de los asociados al profeta Mahoma queden bajo protección. 

El anuncio de que Rusia hará permanente la base aérea de Hmeimim en Latakia que hasta ahora tuvo carácter temporero inclina las relación de fuerzas en el Mediterráneo oriental a favor de la flota rusa. Hmeimim fue habilitada luego del acuerdo de ayuda militar aérea con el gobierno de Damasco a finales de 2015.  Completando el cuadro de activación de alianzas en la región, ayer se anunció un acuerdo entre China y Siria para la cooperación entre sus fuerzas militares. China proveerá adiestramiento de personal militar sirio y hará distribución de ayuda humanitaria, roles que le permitirán poner pie en el terreno y adoptar un rol activo en el conflicto y hacerlo de forma legal como invitado del gobierno sirio reconocido por la ONU.

Alcanzada una más estrecha colaboración entre sus aliados, Rusia, Irán y China y con la neutralización de Turquía y colaboración de Hizbollah, el ejército mejor entrenada de la región, y aunque aun tomará un tiempo, se perfila la probabilidad de que la batalla de Alepo terminé en victoria para Siria. Aun queda por ver si las fuerzas militares sirias y sus aliados cuentan con la capacidad para retener el gran trecho de territorio que se extiende desde Idlib, Alepo y Turquía. 

   Share/Save/Bookmark