2011-03-10

No todo lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas.

No todo lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas.


por Nelson Rosario*
 Share/Save/Bookmark

(Reproducimos, con el permiso de su autor, este contundente reclamo para la renuncia del senador Héctor Martínez (PNP- Carolina) recién hallado culpable de delito de corrupción en dos cargos de soborno y conspiración por un jurado en el Tribunal de EEUU, Distrito de San Juan.)

Héctor Martínez tiene que renunciar.  Los delitos por los que fue declarado culpable están relacionados directamente con su función como legislador. ¿Cómo va él ahora a votar por leyes después de haber sido declarado culpable por coger dinero para presentar proyectos de ley?  ¿Se va inhibir de votar y seguir cobrando?  ¿Cómo pretende él seguir cobrando salario, dieta y carro por un trabajo en el que cometió delito para beneficiarse personalmente haciendo trampa?

No tiene que esperar la apelación. Renunciar pendiente la apelación no le causa daño.  Ya no se presume inocente, fue declarado culpable.  Los jueces que van a ver el caso no son como un jurado que se podrían influenciar con el hecho de su renuncia.  Los jueces apelativos no se meten en las determinaciones de hechos que hizo el jurado.  Ellos no vieron a los testigos declarando ni verán la prueba tal y como la vio el jurado.  Si la apelación trata de un asunto de derecho tampoco influenciará el ánimo del juez que Héctor Martínez renuncie.    

Todos los planteamientos de derecho argumentados por Héctor Martínez giran en torno a que los hechos no constituyen una causa de acción federal.  Pero los hechos están probados, sólo que, según Martínez, no configuran causa de acción federal.  O sea que son delitos pero delitos locales, no federales.  Si eso es lo que resolvería el Tribunal de Apelaciones en el mejor de los casos para Héctor Martínez de cualquier forma violó la ley en el desempeño de sus funciones.  De cualquier forma tiene que renunciar.  Seguir cobrando por ser senador de verdad es un descaro.

De hecho, Héctor Martínez debería devolver el dinero que cobró en salario, dietas y carro en el periodo que cometía sus fechorías como poco.  El gobierno tiene también referirlo a un Fiscal Especial Independiente para que atienda su caso. 

Héctor Martínez puede reducir su pena colaborando en la solución de casos.  ACODESE por ejemplo, la participación si alguna de Kenneth McClintock, del Senador Dalmau, esl ex senador Carlos Díaz y otros ,en los esquemas de corrupción y ventas de influencias.  Puede hablar de sus vínculos con la ganga de Coquito, del dinero que le lavó a Freddy Valentín, de las libertades ilegales que otorgó en la Junta de Libertad Bajo Palabra.

Héctor Martínez apostó con ese viaje a Las Vegas que se saldría con la suya, tal y como como se había salido con la suya antes.  Esta vez perdió.  Definitivamente no todo lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas. 

(*Original en el facebook de Nelson Rosario)