2011-01-15

¿La primera revolución WikiLeaks?

¿La primera revolución WikiLeaks? 
 Share/Save/Bookmark
Un cable de junio del 2008 procedente de la embajada de EEUU en Tunez y publicado por WikiLeaks a principios de diciembre pasado, describe a la familia del entonces Presidente de ese país norteafricano, El Abidine Ben Ali, como una "cuasi mafia" al mando de la "corrupción organizada".  En el cable intitulado "Lo que es tuyo es mío" la embajada cita sobre una decena de ejemplos de abuso de la familia presidencial, los que incluyen la donación de un terreno público a la esposa del presidente y el desarrollo de infraestructura con fondos públicos y un bono millonario para la construcción de una escuela sobre el terreno que fue vendida por la esposa del Ben Ali.  A decir de la embajada, entonces, el sistema de gobierno no cuenta con mecanismos de revisión y balance y la población se inquieta ante el cuadro de corrupción, altos precios en los alimentos y el desempleo.  En otro ejemplo, el embajador describe la expropiación de tierras con la alegación de uso para fin público y la posterior cesión de las mismas al yerno del Presidente.


La publicación del cable atrajó atención global a la situación tunesina e inspiró la creación de Tunileaks que se dió a conocer primero en Global Voices.  El gobierno respondió bloqueando a WikiLeaks y a toda publicación electrónica que hiciera referencia, incluyendo al periódico libanés Al-Akhbar.  En Twitter, se creó  desde el que se intercambió información de las revelaciones y de una espontánea campaña de protestas contra la familia gobernante.  Las protestas- que iniciaron en diciembre con la inmolación de un vendedor ambulante- llegaron a la capital el 12 de enero y resultaron en el fin del gobierno de El Abidine Ben Ali, quien huyó del país.  El poder de gobierno ha cambiado de mano dos veces en menos de 24 horas, mientras continua la lucha en la calle.  Grupos militares adeptos al depuesto presidente se han volcado contra la población y existe preocupación de que lo que comenzó como una movilización popular por la democracia, se transforme en guerra civil.



WikiLeaks no fue quien dio a conocer la condición de corrupción en el país que en Tunez era secreto a voces.  La corrupción no fue la sola causa; el desempleo y la inflación crearon un clima para la insurrección.  Pero la revelación del cable de la embajada de EEUU y la reacción represiva de la libertad de expresión sirvieron de detonante.  La revista Foreign Policy se pregunta si se trata de la primera revolución WikiLeaks.  A la vez, se replican las protestas por la inflación de precios de los alimentos en Jordania, en Argelia y en áreas urbanas donde los pobres son más vulnerables al encarecimiento de comestibles.