2010-04-17

Muere Carlos Franqui, escritor, poeta y crítico de arte cubano.


Muere Carlos Franqui, escritor, poeta y crítico de arte cubano.

Igual título lleva la nota que coloca ayer El País en torno a la partida de Carlos Franqui, a quien describe como "el intelectual disidente más importante que aún vivía y que estuvo ligado   a la cúpula fundacional del movimiento revolucionario que llevó a Fidel Castro al poder en 1959".
Franqui (1921-2010) nació en una familia de campesinos pobres.  Declinó una beca universitaria para dedicarse a organizar grupos campesinos para el Partido Socialista Popular (antes Partido Comunista).  Se separó del partido en el 1946 por diferencias con sus dirigentes, pero se mantuvo militando como periodista y en círculos culturales.  En 1951 fundó, junto al músico Harold Gramatges, la sociedad cultural Nuestro Tiempo.  Tras el golpe de estado de Fulgencio Batista en 1952, Franqui se unió al Movimiento 26 de Julio y fue co-editor del periódico clandestino Revolución.  Fue apresado y torturado por la policía de Batista y al salir de prisión se exiló, pero regresó a  Cuba de manera clandestina para integrarse a la guerrilla de Sierra Maestra como director de Radio Rebelde, centro de una vasta red de comunicaciones contra la dictadura.

A la derrota de Batista en 1959,  Franqui continuó las riendas de Revolución, ahora órgano de prensa oficial del gobierno revolucionario, intentando mantener su autonomía editorial.  Como su director, Franqui hizo énfasis en las artes y la literatura y fundó su suplemento literario Lunes de Revolución, que fue dirigido por Guillermo Cabrera Infante y en el que se publicaban obras de gran calidad de autores cubanos y extranjeros.  En Europa, Franqui movilizó simpatías hacia la revolución cubana entre destacados intelectuales, artistas y escritores y consiguió que algunos visitaran la isla.  Entre las visitas más memorables se cuenta la de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir.  Las diferencias con la dirección de la revolución, hicieron que en 1961 Lunes de Revolución dejara de publicarse.  Dos años más tarde, Franqui dejaba la dirección de Revolución y se exilaba en Europa, aunque todavía no en abierta disidencia.  En 1967, Franqui  hizo posible  se llevara a Cuba el Salón de Mayo de París. En el Pabellón Cuba de la calle 23 se expuso una colección de arte moderno que incluyó a Picasso, Max Ernst, Ricardo Matta, Monory, Masson, Calder, los cubanos Camacho, Fernando Luis y Lam y otros.  La muestra contravenía la visión estalinista del arte revolucionario y comprometido que Franqui combatió.  Similar al impacto que tuvo en el arte norteamericano el Armory Show en New York de 1913, la exhibición signó una nueva época para el arte cubano contemporáneo.

En 1968, su firma de una carta pública contra la invasión de Checoslovaquia por el ejército soviético fue la señal de su rompimiento definitivo con el oficialismo cubano.  En Cuba fue tildado de traidor y agente de la CIA y erradicado de la historia oficial de la revolución.  Entre el exilio cubano de la época quedó rechazado por su participación en la revolución castrista.  Su exilio aumentó marcádamente su producción literaria incluyendo principales recuentos de la Revolución Cubana: Cuba: El libro de los doce (1968), Diario de la Revolución Cubana (1980), Retrato de familia con Fidel (1981), libros de poesía, colecciones gráficas en las que colaboró con artistas como Miró, Tapies, Calder y otros, y trabajos narrativos sobre arte. 

En 1991, Franqui estableció su residencia en Puerto Rico y mantuvo una columna de política internacional en el diario El Nuevo Día, la que terminó por discrepancias con la dirección, según señaló para EFE el periodista Nelson del Castillo.  En 1996 fundó la revista trimestral Carta de Cuba, mantenida por periodistas independientes en Cuba, y en el 2006 publicó Cuba, la Revolución: mito o realidadEn una entrevista de 2006 con la revista mexicana Letras Libres, Franqui reveló que Fidel Castro le ofreció ser, primero, comandante y, después, ministro y declinó en ambas ocasiones. "Lo que yo quería hacer era hacer una revolución cultural, no burocrática, e invitar a todo el mundo a conocer Cuba y su Revolución."

(Fotos: Retrato de Carlos Franqui por Orlando Jiménez Leal.   Foto de Fidel en alocución desde Radio Rebelde, al centro Carlos Franqui, años más tarde eliminado de la foto.)


Share/Save/Bookmark