2010-01-11

Hostos y Helen Thomas


Hostos y Helen Thomas
 
Hoy se conmemora el aniversario de Eugenio Ma. de Hostos (1839-1903), pensador, escritor, educador sin par, universalista y visionario, posiblemente el más insigne puertorriqueño de todos los tiempos. Una frase suya encabezó, por muchos meses, la franja derecha de este blog.  Sigue estando, pero en un punto menos visible para hacer espacio a otras informaciones.  Hoy vale destacarla:
No hay ningún sacerdocio más alto que el de periodista; pero por lo mismo, no hay sacerdocio que imponga más deberes, y por lo mismo, no hay sacerdocio más expuesto a ser peor desempeñado. (Eugenio Ma. de Hostos, Moral social, 1988)
Mucho se ha dicho y se dirá de Hostos en su día y siempre.  Aquí sólo añadimos, como demostración de su grandeza, que es el único latinoamericano incluido en el libro 50 Major Thinkers on Education: from Conficious to Dewey publicado por la prestigiosa casa editora Routledge.



Mientras miraba una reciente intervención de Helen Thomas, la veterana periodista del Cuerpo de Corresponsales en Casa Blanca, pensaba que ella encarna el tipo de periodista que Hostos aconsejaría.  A sus 89 años y tras haber cubierto a todos los presidentes desde John F. Kennedy, Thomas sigue siendo  notoria por su estilo directo e incisivo que hace la pregunta precisa y no se satisface con respuestas superficiales. En una columna reciente, Thomas comentó el fin de la luna de miel de los progresistas con Obama a causa de la expansión de la guerra y los privilegios otorgados a Wall St. En este vídeo de YouTube, Thomas insiste en que el oficial de Casa Blanca al micrófono expliqué qué motiva las acciones terroristas de Al Qaeda contra EEUU.  Vean al tal Brennan ofreciendo una rídicula e infantil explicación de perversas motivaciones religiosas, al estilo de Bush.





Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Poi.eli(z) dijo...

Per aspera ad astra...

Un boricua que abolió el tiempo.

Un abrazo.

Edwin dijo...

Querida Myrisa:

La palabra era SAGAZ. Sorry por el lapsus. Ya lo arreglé.