2009-08-25

¿Quién quiere esta guerra?

¿Quién quiere esta guerra?



Uno de los primeros actos de Obama como presidente fue autorizar la escalada de la guerra en Afganistán; recientemente la ha rebautizado como la "guerra por necesidad" en contraste con la ocupación de Iraq, a la que llamó "guerra por decisión". No obstante la gran popularidad del primer presidente negro, la aventura militar en Afganistán no goza de simpatía en la mayoría del pueblo de EEUU., según la encuesta de ABC que cita el vídeo reportaje.

En una reciente encuesta de Rasmussen, sólo el 22% de los encuestados augura que la campaña andará bien y sólo el 4% piensa que Afganistán amenaza la seguridad nacional. La insurgencia en Afganistán y la frontera pakistaní se fortalece y se hace más sofisticada, como reconocen los generales. Los estadunidenses no se inclinan a creer en las posibilidades de "éxito". La situación militar deteriora y las miles de tropas adicionales recién envíadas no bastan.  En Alemania la participación de tropas germanas bajo la OTAN no cuenta con mucha simpatía y es tema de discusión de frente a las elecciones parlamentarias. En el Reino Unido la antipatía popular a la guerra debilita el deseo del gobierno de mayor participación.  Pero los generales del Pentágono piden más.

La prensa principal censura las demostraciones de Cindy Sheehan, madre símbolo del movimiento contra la guerra, que el pasado fin de semana se movilizó a Marthas's Vineyard para exigirle a Obama que acabe la guerra y para demostrar que el Presidente no logró engañarnos a todos en cuanto a sus posturas "anti-bélicas". “I am sure that he just wants me to go away like most of the rest of the anti-war movement has done under the Obama presidency", señala Shehaan y añade que los cuerpos de los soldados muertos no pueden ir de vacaciones, aludiendo a que la primera familia se encuentra en la isla con propósitos de asueto.

La anunciada victoria del incumbente en las elecciones afganas del fin de semana pasado ha sido puesta en entredicho. La participación electoral fue pobre y hay insistentes señalamientos de fraude a gran escala. El presidente reelecto, Hamid Karsai, ha sido, además, señalado internacionalmente por imponer leyes trogloditas que violan los derechos de las mujeres,  medidas para ganarse el favor del Talibán.

El senador Russ Feingold (D- WI) ha traído a discusión el asunto y le pide al Presidente que produzca un itinerario para la salida de EEUU del escenario de guerra. Feingold que fue férreo oponente de la invasión de Iraq, apoyó la intervención en Afganistán como reacción a la alegada complicidad del régimen talibán en los ataques del 9/11. Las operaciones en Afganistán han enfrentado fuertes señalamientos públicos, especialmente por la gran cantidad de civiles muertos y la torpeza de Casa Blanca de permitir la contratación de empresas de mercernarios como Blackwater. No obstante, los neocons de Bush halagan a Obama por escalar la guerra.

El Senador Feingold y el envíado especial de Casa Blanca a la región, Richard Holbrooke,  ensayan enfrentamientos indirectos.  El senador exige que Casa Blanca defina operacionalmente su objetivo en Afganistán y  Holbrooke evade contestar, argumentando que se sabrá cuando se alcance.

Los generales quieren la guerra. El pueblo no. ¿Quién prevalecerá?

UPDATE:
. Time to get out of Afghanistan- George Will -WaPo

. Líder afgano da detalles de fraude electoral y exige renuncia a Karsai- Times On Line

. El Instituto Cato devela mitos acerca de Afganistán.