2009-04-29

¿Una nueva era bajo el Vaticano?

¿Una nueva era bajo el Vaticano?

¿Se muda el sacro imperio? El derechista Newt Gingrich se ha convertido al catolicismo. Hace un par de años pasó lo mismo con Tony Blair que se vendió como laborista y terminó siendo el principal alzacola de Bush en sus aventuras militares.  Blair quiso buscarse simpatías con los gays diciendo que no estaban en pecado, pero la jerarquía católica lo desautorizó.

Otro famoso converso de los últimos tiempos es el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ahora también vasallo del catolicismo romano. Para congraciarse con la poderosa iglesia de Nicaragua y apenás diez días antes de las elecciones del 2006, el Comandante Ortega apoyó una ley que "perfeccionó" la ilegalidad de los abortos, prohibiendo también los abortos terapeúticos o aquellos que son necesarios para salvar la vida de la madre. Ya hacía unos años que Ortega se había reconciliado con la derecha Contra y propuso al Cardenal Obando- anterior archienemigo del sandinismo- al Premio Nobel de la Paz. (No se vomiten, por favor.) Ortega se volvió católico de los de la Inquisición y la emprendió contra el poeta sandinista Ernesto Cardenal. Cardenal, quien denunció la famosa "piñata" sandinista que dio nacimiento a una nueva oligarquía en el país, se ha mantenido en que Ortega no es sandinismo, sino traición. Decenas de escritores protestaron el año pasado su arresto y procesamiento, inclusive el uruguayo Eduardo Galeano que describió la acción contra Cardenal como la obra de "un regimen deplorable".

En la ínsula archi-insulada más feliz del mundo nos seguimos creyendo que Ortega es la gran cosa. ¿O es que disimulamos lo que sabemos?

¡Nos parta un rayo! O quizá una supernova.

5 comentarios:

Luis Ponce Ruiz dijo...

Te felicito por aglutinar en una pequeña pero potente nota, esta información sobre el conservadurismo y el catolicismo. Haces bien en criticar a Ortega, sobre todo luego del furor que ha causado en Puerto Rico por su discurso en la Cumbre de hace dos fines de semanas.

Yo fui uno de los que comenté y aplaudí la mención de PR en el discurso de Ortega, pero ciertamente, hacerlo no me hace obviar el terrible camino que ha tomado este señor. Hay que saber guardar distancias y ver, sobre todo, como estos supuestos mitos latinoamericanos no lo son nada, porque los mitos no existen.

Myrisa dijo...

Luis, Ortega es, simplemente, un líder que se corrompió. Gracias, por comentar.

Elco Lao dijo...

Personas como este Ortega son las que alimentan el discurso del panfleto que titulan "Manual para el perfecto idiota..."No creo en los líderes que se corrompen después de haber sidi supuestamente "buenos".

Es lamentable que fuera Ortega el que dijera que Cuba y Puerto Rico eran los grandes ausentes en la pasada cumbre de países americanos... Aunque tenía razón, hubiese preferido escucharlo de la boca de otro presidente...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ortega es un asco como ser humano y si la Iglesia Católica estuviese en manos de gente decente lo expulsarían por todas las inmoralidades que se le conocen. Pero con este Pontífice ex Nazi, ¿qué se puede esperar?
Veremos a ver cuántos derechistas más se convierten al Catolicismo pues es el momento perfecto para el brinco.

Myrisa dijo...

Lo que me llama la atención no es que alguien se convierta al catolicismo, pues la religión es asunto individual de conciencia. Lo llamativo es el reciente uso demagógico de esta religión por personeros políticos con ambición de poder. Gingrich (the Grinch, por ejemplo, a quien se le conocen aspiraciones presidenciales, puede usar su "conversión" para atraer electores católicos en EEUU: hispanos, irlandeses, etc.